Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casa Nazarí

La casa nazarí junto al baño de la mezquita, ocupa una parcela trapezoidal de 215 m2 organizada en torno a un patio de 47 m2. Con anterioridad a las primeras intervenciones de Torres Balbás fechadas en 1929, ya había sido adquirida por el Estado, a pesar de estar ocupada por algunos empleados de la Alhambra. En unos planos del Archivo del Patronato de la Alhambra, fechados en 1934 y levantados con motivo de la expropiación de la vivienda de Antonio Barrios “el Polinario”, se recogen los linderos de las tres propiedades existentes en la manzana, delimitada al norte por la Alamedilla del Partal, al sur por la calle Real, al este por el callejón del Guindo, y al oeste por el callejón de la Sacristía. Sin embargo, en el año 1934 esta casa nazarí se encontraba situada entre medianerías, ya que al este lindaba con otra vivienda que, tan solo años después, sería derribada ante la amenaza de ruina que presentaba. Una construcción que ofrecía su línea de fachada hacia la calle Real adelantada con respecto a la casa nazarí y, con cuya demolición, se ensanchó la entrada al callejón del Guindo, pero supuso la desaparición de la crujía oriental de la casa nazarí, al parecer bastante alterada en su estructuras tras reformas posteriores.

Años después de que Torres Balbás desarrollara su última intervención en esta vivienda (1936), describiría su disposición y sistema constructivo en un artículo de 1945: “La casa medianera del baño, a su saliente, no se ha terminado de explorar. Construyóse con posterioridad, y se aprovechó el muro oriental, de ladrillo, del baño. Los restantes muros son de cajones o tapiales de tierra, con entahutados. La fachada sur, alineada con la del baño, está sobre el mismo cimiento de hormigón durísimo que la de éste. (...) Como siempre, el centro de la sala lo conforma un patio rectangular con alberca, solada con losetas de barro cocido de 0’37 por 0,30 m, en cuyo testero de poniente hay una sala estrecha y larga que tendría delante un pórtico desaparecido. Le daba entrada una puerta, descentrada respecto del eje del patio, con ta?qas en el grueso de sus jambas, y dos ventanitas semicirculares sobre ella. En torno quedan restos de yeserías, vaciadas como las de la torre del baño. El tema decorativo de las primeras es un lazo de 9–12 con relleno de ataurique en los espacios libres. (...) Además de la nave citada, reconstruyéndose la que cerraba el patio a mediodía, que conserva restos de arcos con albanegas de yeso tallado. Toda esta parte tuvo solamente planta baja; en la que se le agregó posteriormente había en el piso alto vestigios de pinturas (....)”. Completando esta descripción, la vivienda presenta el típico esquema nazarí en torno a un patio con alberca y salas alrededor. Actualmente, solo conserva dos crujías correspondientes a los lados oeste y sur del patio, siendo este el que se orienta hacia la calle Real. Para el arquitecto Antonio Orihuela, hay vestigios claros de la existencia de otra crujía al norte, conservándose un muro bastante inestable por los vanos abiertos en él. Respecto al lado de poniente, es casi seguro que tendría un pórtico, desaparecido, y detrás una portadita permitía el ingreso a un salón, que comunica con el zaguán de entrada. Esta portada, excepto su arco, conserva su estructura decorativa por lo que, como argumenta Orihuela, debería existir un pórtico para proteger dichas yeserías. Al respecto, recordemos que Ibn al–Yayya?b dedicó encendidos elogios poéticos a esta vivienda dentro de un panegírico destinado a Muhammad III. Como señala Puerta Vílchez, la única epigrafía que pervive está en esta fachada de la crujía occidental orientada al patio, en donde encontramos paneles rectangulares idénticos a los de las paredes de la sala con linterna del baño aledaño con lacería de ocho y de dieciséis. Se trata de una inscripción excepcional en la Alhambra, que solo veremos también en el Generalife. Por otra parte, y como ya se ha señalado, algunos datos permiten suponer que esta casa tuvo una cuarta crujía hacia levante pero esta debió segregarse para formar, junto con otro cuerpo de edificación adosado a mediodía, la casa a la que hemos hecho mención y que fue derribada en los últimos años de la década de 1930. 

No olvidemos que al norte del conjunto formado por el baño y la casa nazarí se conservan restos imprecisos de cimentaciones, destacando una gran alberca con orientación semejante a la del baño, por lo que tal vez formara parte de su conjunto, y sirviera para surtir de agua a este. Esta construcción hidráulica rectangular apareció en las excavaciones realizadas en los años cincuenta del siglo XX, presentando unas dimensiones de 15,81 x 3,01 m con una profundidad máxima de 1,00 m, y cuyo eje longitudinal se sitúa paralelo a la calle Real.

EXPOSICIONES

12.06.2014 08:08

Ángel Barrios. Creatividad en la Alhambra

La Alhambra rinde homenaje a la figura del compositor, músico y guitarrista granadino, con una gran exposición en el cincuentenario de su muerte. Leer más

NOTICIAS

asasasasasas
12.06.2014 13:01

Presentación de la nueva web de la Casa-museo Ángel Barrios

El Patronato de la Alhambra y Generalife presenta el avance de esta nueva web referente autorizado de la figura y el legado de Ángel Barrios. Leer más

12.06.2014 07:07

La Alhambra creativa de Ángel Barrios

Una exposición, organizada por el Patronato de la Alhambra y Generalife y el Centro de Documentación Musical de Andalucía, recorrerá la vida y obra... Leer más